Fotografía pública

  • PRECIO: Entrada gratuita
  • FECHA: del 3 de junio al 2 de octubre de 2022 a las
  • ORGANIZA: CentroCentro


Hace veinte años la exposición Fotografía pública presentó en el MNCARS una selección de revistas, carteles y libros publicados en los años de entreguerras. En lugar de copias enmarcadas de tirada limitada y revelado artesanal, ahora había imágenes de tinta de imprenta. De este modo, Fotografía pública demostraba que el lugar de las fotos no está en la pared, sino en la página. Algo difícil de digerir para el mercado del arte, la academia y los museos, pero evidente para el público y los fotógrafos. Hoy más que nunca, cuando los fotolibros son el principal medio de comunicación de los fotógrafos y las fotos viven tanto en las viejas páginas de papel como en las nuevas de las pantallas de plasma. En Fotografía pública había gente, información y noticias, propaganda política y publicidad comercial, aventuras y viajes, experiencias cotidianas, calles, mercancías y trabajo, erotismo, moda y costumbres, ciudades y paisajes, naturaleza y ciencia de los años veinte y treinta, cuando todo lo visible se fotografiaba y publicaba para una audiencia enorme, tanto en número (prácticamente todo el mundo) como en curiosidad.

La explosión de lo fotográfico se multiplica durante los años sesenta, una época más propicia a la cultura de masas que a la alta cultura. La prevalencia de las revistas, la propaganda y la publicidad jamás ha sido mayor. Los reportajes fotográficos son best-sellers capaces de generar opinión pública en asuntos como la guerra del Vietnam. Ahora la política se ventila en revistas y carteles. Todo se vende con fotos. 

Las editoriales publican multitud de fotolibros, entre ellos las obras maestras de Richard Avedon, Eikoh Hosoe, Kikuji Kawada, William Klein, Irving Penn, Shomei Tomatsu o Ed van der Elsken. Los artistas encuentran la fotografía. Tanto el Pop Art de Andy Warhol como el Kapitalistischer Realismus de Gerhard Richter recurren a las fotos. Es el tiempo de la música pop, distribuida en discos con fundas fotográficas. Los rostros de las estrellas musicales y demás ídolos de masas protagonizan la moda de los posters, que se cuelan en los hogares sin dejar las calles, atestadas de carteles cinematográficos, propaganda política y anuncios de conciertos, algunos tan brillantes como los de la escena psicodélica californiana.

Todo, todo lo que sucede a escala planetaria está en las fotos impresas. De las guerras coloniales, las revueltas contra la segregación racial y la lucha por los derechos civiles a los asesinatos de Kennedy, Luther King o el Che Guevara. De la Beatlemanía y el Swinging London a las comunas hippies, la liberación sexual, el amor libre, el feminismo, Woodstock y Monterrey, la vida de la calle o los paraísos artificiales.

Los años sesenta son el último momento optimista del siglo pasado, una época capaz de vivir al día y proponer utopías que las publicaciones fotográficas cuentan y muestran con todo detalle. Una ficción alegre y un viaje estimulante que incluye tanto las barricadas de mayo de 1968 y los tanques rusos en Praga como el paseo lunar y el ácido lisérgico.

Una exposición comisariada por Horacio Fernández.

Martes - domingo, 10:00 - 20:00 h

Planta 4

 

Última actualización:
Fuente original: madrid.es

  • PLAZA CIBELES 1
  • TRANSPORTE:
    • Metro: Banco de España
    • Renfe Cercanías: Recoletos
    • Bus: E1, 203, 14, 27, 37, 45, C03, 1, 146, 15, 2, 20, 51, 52, 74, 9, 10, 34, 001
    • Aparcamiento: Montalbán (49), C/ Montalbán (entre Alfonso XI y paseo Prado)
    • Bicimad: Estación 86 (Plaza Cibeles)
  • E-mail:[email protected]
  • Web:https://www.centrocentro.org/