Rocío Molina regresa a Naves del Español con el estreno de 'Carnación'

Publicado el 1 de diciembre de 2022

La directora artística del Teatro Español y Naves del Español en Matadero, Natalia Menéndez, ha presentado esta mañana en rueda de prensa el estreno de Carnación, la última creación de la bailaora y coreógrafa Rocío Molina que se podrá ver del 3 al 10 de diciembre en la Sala Fernando Arrabal A de Naves del Español en Matadero, espacio del Área de Cultura, Turismo y Deporte del Ayuntamiento de Madrid. El espectáculo es una performance creada en colaboración con Niño de Elche, Olalla Alemán, Pepe Benítez, Maureen Choi y la agrupación vocal de cámara Capilla Renacentista, y llega a Naves del Español en Matadero tras su éxito en la Bienal de Venecia y la Bienal de Sevilla.

“Nos encontramos ante una búsqueda en torno al deseo que parte de la intuición de que su origen y sentido está relacionado con un estado al que solo podemos acceder a través del cuerpo. Los cuidados, la represión, la ternura, la violencia; una relación carnal desde la que afloran imágenes capaces de restituir un pasado que no llegamos a comprender. Al intentar hacerlo, tanto su forma más carnal como la más trascendental se revelan como dos caras de una misma moneda. Y es que, dulce y amargo, plenitud y falta, desear nos recuerda la vulnerabilidad de la condición humana”. Con estas palabras se acerca Rocío Molina a su último espectáculo, Carnación, cuyo estreno mundial tuvo lugar en la Bienal de Danza de Venecia el pasado mes de julio, donde la coreógrafa malagueña se alzó con el León de Plata de la Danza, un galardón que reconoce “un lenguaje artístico propio” a cargo de “una joven radical del flamenco internacional” que está “recreando la tradición desde una aguda perspectiva contemporánea”.

El título de la pieza hace referencia al proceso pictórico de coloración de la carne. Se trata de un trabajo que, desde una particular sensibilidad, realiza un recorrido abierto alrededor del deseo. Rocío Molina aborda las tensiones que el deseo produce, ya sea en la creación artística o en su forma más carnal, en una pieza en la que se encuentran la música sacra y la electrónica, la celebración de la fiesta, así como la represión y el placer íntimo de la atadura.

La obra, que cuenta con la codirección escénica de Juan Kruz Díaz de Garaio Esnaola, el acompañamiento y la coordinación artística de Julia Valencia, el diseño de vestuario de Leandro Cano y la iluminación de Carlos Marquerie, permite un lugar de encuentro entre la violencia, los cuidados, la ternura, la represión y el placer. De esta manera, las posibilidades del baile y de la voz nos conducen a abandonar etiquetas superficiales para comprender la capacidad de liberación de la danza en un mundo constreñido por el materialismo y la competitividad. Así observamos de forma reveladora que, como los brotes que afloran en lugares recónditos, existe una forma de belleza en la aridez violenta del deseo.

Carnación es una coproducción de Bienal de Danza de Venecia, Bienal de Flamenco de Sevilla, Grec 2023 Festival de Barcelona y Teatro Español. En colaboración con la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales, Consejería de Turismo, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía y el apoyo del INAEM, Ministerio de Cultura y Deporte.

Sobre Rocío Molina

Bailaora versátil, Rocío Molina es una de las artistas españolas con mayor proyección internacional.  Es León de Plata de la Bienal de Venecia (2022), Premio Nacional de Danza (2010), UK National Dance Award (2016 y 2019), Premios Max (2015, 2017, 2019) y Premio Olivier de Londres (2018, nominación), entre otros. En los últimos años, la artista ha conquistado algunos de los templos más importantes de la danza y las artes escénicas como el Barbican Center de Londres, el New York City Center, el Esplanade de Singapur y el Festival Tanz Im August de Berlín. Además, ha sido artista asociada al Teatro Nacional de Chaillot en París.

Coreógrafa iconoclasta, Rocío Molina ha acuñado un lenguaje propio cimentado en la tradición reinventada de un flamenco que respeta sus esencias y se abraza a las vanguardias. Radicalmente libre, aúna en sus piezas el virtuosismo técnico, la investigación contemporánea y el riesgo conceptual. Sin miedo a tejer alianzas con otras disciplinas y artistas, sus coreografías son acontecimientos escénicos singulares que se nutren de ideas y formas culturales que abarcan desde el cine a la literatura, pasando por la filosofía y la pintura.

Creadora inquieta, Rocío Molina nace en Málaga en 1984. Empieza a bailar a los tres años, con siete esboza sus primeras coreografías, a los diecisiete se gradúa en el Real Conservatorio de Danza de Madrid con matrícula de honor y entra a formar parte del elenco de compañías profesionales con gira internacional.

Cumple veintidós estrenando Entre paredes. Una primera pieza a la que siguen otras creaciones propias que tienen en común una mirada curiosa y transgresora sobre un arte flamenco que huye de los caminos ya transitados: El eterno retorno (2006), Turquesa como el limón (2006), Almario (2007), Por el decir de la gente (2007), Oro viejo (2008), Cuando las piedras vuelen (2009), Vinática (2010), Danzaora y vinática (2011), Afectos (2012), Bosque Ardora (2014), Caída del cielo (2016), Grito pelao (2018), Inicio (Uno) Extracto de Trilogía sobre la guitarra (2020), Al Fondo Riela (Lo otro del Uno) Extracto de Trilogía sobre la guitarra (2020) y Vuelta a Uno Extracto de Trilogía sobre la guitarra (2021).

Tiene veintiséis años cuando el Ministerio de Cultura le otorga el Premio Nacional de Danza por “su aportación a la renovación del arte flamenco y su versatilidad y fuerza como intérprete capaz de manejar con libertad y valentía los más diversos registros”. Y veintiocho cuando Mikhail Baryshnikov se arrodilla ante ella a las puertas de su camerino del New York City Center, tras la representación con atronador éxito de Oro viejo. Ha sido artista asociada al Teatro Nacional de Chaillot en París, donde estrenó en 2016 Caída del cielo. Estrena en el Festival d’Avignon en julio de 2018 Grito Pelao, que dirige junto a la cantante Sílvia Pérez Cruz y Carlos Marquerie.

Subir