CUARTETO GARAIZ

Cuarteto para el fin de los tiempos

Contra la barbarie, belleza; contra la muerte, esperanza.

El encierro de la carne puede convertirse en libertad del espíritu, cuando este no se deja vencer. En momentos de desesperación una llama invencible calienta el alma humana; las fuerzas pueden flaquear pero el alma sobrevive. Contra el destino, el espíritu se rebela.

Durante la II Guerra Mundial Olivier Messiaen estuvo preso en el Stalag VIII-A del campo de prisioneros alemán de Gorlitz. Allí conoció a un violinista, a un ellista y a un clarinetista, también prisioneros. Compuso para estos músicos(incluyéndose él al piano) su Quatuor pour la fin du temps («Cuarteto para el fin de los tiempos»). Ellos mismos lo estrenaron en el Stalag el 15 de Enero de 1941, ante prisioneros y guardas.

Messiaen, ferviente creyente, creó una obra que dice tanto de la esencia misma de la humanidad como la misa más inspirada. El género humano es capaz de crear las más terribles prisiones e idear los más horribles tormentos y las muertes más crueles, pero puede también, incluso al borde del abismo de la destrucción, crear obras de arte sublimes.

«Soy creyente, así que canto palabras de Dios a los que no tienen fe» Messiaen

Un clarinetista vasco, una violinista japonesa, un pianista australiano y un cellista andaluz. Filiación internacional de un cuarteto con una sólida y premiada formación académica, que destaca por su interés en acercar la música a todos los públicos a través de diversos proyectos.