JOHANNES SKUDLIK

XIII Ciclo 'Música de órgano en San Ginés' - 1er Concierto

Viernes 05 abril 2019. 19:00

Calle del Arenal, 13

 

Muniqués de nacimiento y barcelonés de adopción, Johannes Skudlik cursa estudios de música litúrgica y órgano en la Musikhochschule de su ciudad natal con los profesores Gerhard Weinberger y Franz Lehrndorfer y Dirección de Orquesta con Eugen Jochum y Claudio Abbado. Skudlik ha ofrecido recitales en las catedrales de Múnich, Colonia, Tréveris, Sevilla, Salamanca, Westminster, Notre-Dame y Nueva York. Como director de orquesta y solista, colabora asiduamente con la Orquesta Sinfónica de Múnich y la Sinfónica de la Radio de Múnich, la Orchestra of the Age of Enlightenment, la Sinfónica de Praga y el Münchener Bach-Chor. En 2017/18 dirigió La Révolte des Orgues de Jean Guillou para nueve órganos y percusión frente a la Elbphilharmonie Hamburg. Cuenta con más de 30 grabaciones en el sello Ambitus. Es el fundador y director artístico del Euro-Via Festival, que produce conciertos a lo largo de las antiguas vías romanas de Europa, así como del Landsberger Konzerte y del Bayerische Orgelsommer.

 

PROGRAMA

 

Johann Sebastian BACH (1685-1750)          

        Toccata y Fuga en re menor BWV 565

César A. FRANCK (1822-1890)                

         Preludio, Fuga y Variaciónop. 16                          

Pierre COCHEREAU (1924-1984)                   

         Scherzo symphonique

Franz LISZT (1811-1886)

         Preludio y Fuga sobre B.A.C.H.

 

Johannes SKUDLIK - órgano

Concertista y director de orquesta. Director del Euro-Vía Festival (Alemania)

 

Si el piano se ha ganado la justa fama de instrumento polifónico por su versatilidad de registros y coloraciones, el órgano es el instrumento sinfónico por antonomasia. En 2006, el papa Benedicto XVI incidía en este aspecto sonoro con motivo de la inauguración del nuevo instrumento de La Basílica de la Natividad de Nuestra Señora de Ratisbona señalando que «el órgano ha sido siempre considerado, y con justa razón, el rey de los instrumentos musicales, porque eleva todos los sonidos de la creación [...] y da resonancia para la completitud de los sentimientos humanos, de alegría a tristeza, de ruego a lamentación». El año pasado tuvimos ocasión de comprobarlo gracias a una primera entrega de Sinfonismo en el órgano que buscaba desencajar esta criatura tubular y paquidérmica de su lugar en el rito eclesiástico para presentarla a la luz de unos tratamientos, ya profanos -la Fuga en re mayor de la Fantasía sinfónica y Fuga, Op. 57/2 de Reger o el Himno al sol de las Piezas de fantasía, op. 53/3 de Vierne-, ya religiosos -Herzliebster Jesu, op. 122/2 de Brahms o Coral y variaciones sobre el himno Veni Creator de Duruflé-, pero siempre caracterizados por la sofisticación, el virtuosismo o la exuberancia más allá de los estrictos códigos del oficio religioso.

En esta decimotercera edición del ciclo organístico de San Ginés, la formidable pieza creada por el maestro organero Benito Vaquero vuelve a poner sus pedales, fuelles y pistones al servicio de esta exploración sinfónica comisariada por Felipe López y el Foro del Órgano en Madrid en un cartel constituido por obras de gran formato que nuevamente se presenta dividido en cuatro sesiones. Una nueva muestra que se antoja tan ambiciosa e integradora como la primera, pues aquí también comparecen órganos de todas las eras y géneros y se contempla tanto lo bueno y conocido como lo desconocido y mejor: a los clásicos básicos de Sweelinck, Raisón, Buxtehude, Provesi y, cómo no, el infaltable Johann Sebastian Bach, se suman sinfonías de Widor y Vierne, los descubrimientos o reivindicaciones de los italianos Marco Enrico Bossi o Vincenzo Petrali o el romanticismo representado por Franck y Liszt. Y como guinda, el voluptuoso y exiguamente programado Scherzo sinfónico de esa autoridad en el órgano contemporáneo que fue Pierre Cochereau.