Flamenco Sacro

Flamenco Sacro Trío

 

Viernes 12 abril 2019. 20:30 horas

Iglesia de San Juan De Dios

(Calle Enrique García Álvarez, 7 – Villa de Vallecas)

 

Las vueltas que da la vida, que diría Alborada Flamenca. Y es que tiene ironía que el cajón flamenco protagonice un programa de Semana Santa habida cuenta de que en el pasado la Iglesia Católica prohibió el uso de la percusión para evitar insurrecciones incómodas. Esto sucedía en la en la época del Virreinato, cuando los esclavos negros eran cargados en goletas al Perú como mano de obra. Los negros se comunicaban palmeando los tambores parlantes y los indígenas limeños tocaban tambores de guerra. Mal asunto, se dijeron los dominicos. Pero el fuego llama al fuego, y si les privaban del tambor les bastaba con una mesa y unas cucharas para armar su bochinche. De esa juntura de razas nació el cajón afroperuano, cuyo espíritu sagrado se remonta a los tiempos en que el sacerdote le arrancaba el corazón al jaguar para ofrecérselo a los dioses. O incluso antes. La percusión es tan antigua como la noche del tiempo, porque toda la música empieza con un tam tam en las tripas de la cueva, el corazón bombeante que organiza el relato mítico y reúne a la comunidad. La postura del cajonero, sentado a horcajadas sobre su instrumento, connota la relación entre el hombre y su corazón de madera: el ritmo va del cuerpo a la caja y de la caja al cuerpo, con las palmas o las puntas de los dedos, a veces introduciendo pequeñas cuerdas metálicas que enriquecen el sonido. Paco de Lucía se lo apropió para el nuevo flamenco al incorporarlo a sus palos en 1977, pero actualmente el cajón es popular en todas partes gracias a todos los palos: el jazz moderno, la música afrolatina e incluso la música clásica le han hecho hueco.

“El Guille”, maestro cajonero, restablece la armonía en un programa de Pasión flamenca que insiste en aquello de que deberíamos aprender de la Historia: al final todo se junta, todo se supera, todo se sintetiza. La música, como la vida, se abre camino en este tablao a tres bandas, con el pianista Pablo Rubén Maldonado y la cantante Mayte Maya, donde se dicen alabanzas a compás de tango flamenco o bulerías, donde Cristo nos duele en un Preludio bachiano o se nos lleva desde ese emblema de la poesía jonda que es Machado al hondo duelo del pueblo gitano ante los esqueletos negros de Auschwitz. Un rito de Pasión sincrético y desgarradoramente vivo oficiado por un instrumento que viene a reclamar, en cada toque de madera, su sitio ya mítico en la música de raíz.

 

PROGRAMA

 

Saeta, de Antonio Machado, adaptada a piano

Popurrí cristiano a compás de tangos flamencos

Preludio 6 en Do menor, BWV 999, de J. S. Bach

Samaritana, alabanza cristiana a compás de bulerías

Con su amor me ha hecho cambiar, alabanza cristiana a compás de tangos flamencos

Djelem djelem, himno del pueblo gitano cantado en romaní sobre el genocidio de Auschwitz

Amaré a Jesús, alabanza cristiana libre, de Mayte Maya

 

FICHA ARTÍSTICA

 

Piano: Pablo Rubén Fernández Maldonado

Percusión: El Guille

Cante: Maite Maya