THE NEW BAROQUE TIMES

Música para la Semana Santa bajo el reinado de Luis XIV

Una corte real, la más fastuosa de Europa, donde reina Luis XIV. Oro y armiño, riqueza y exceso.

Pero el Barroco es un período artístico lleno de contradicciones. Una parte del arte barroco es opulencia y suntuosidad en todos sus elementos, mientras que otra parte, quizá más recóndita y escondida, busca la expresión del sentimiento puro, a través también del exceso, pero impregnado de misticismo y sentimiento Religioso.

Buen ejemplo de esto lo constituyen las Lecciones de Tinieblas de Couperin, escritas al final de su carrera. Obra maestra del género por su belleza formal y por su capacidad expresiva, logra tocar la sensibilidad del oyente conmoviéndole gracias a su habilidad para transmitir distintos estados de ánimo mediante la música.

Quien no ha escuchado la Sonnerie de Sainte Geneviève du Mont-de-Paris de Marin Marais no sabe cómo suena el barroco más melancólico. Unas notas reiteradas, unos ritmos de danza que se vuelven hipnóticos, hasta lograr que el oyente alcance un estado de meditación a través de un drama que nunca se resuelve, que exalta y calma a la vez. Las campanas que adivinábamos en la música de Pärt, se evocan también en esta obra.

Este ensemble internacional con sede en Bruselas explora el universo sonoro de los siglos XVII y XVIII utilizando instrumentos y prácticas de época. Liberándose de dogmas y yendo al encuentro del público de hoy, revive la música con espontaneidad y pasión, haciendo de cada concierto una experiencia única.