Recorrido por la Soledad

Colección del Museo Nacional Thyssen-Bornemisza de Madrid

La No comunidad, un ensayo sobre la soledad en el Museo Thyssen, es un nuevo itinerario que plantea una mirada amplia y reflexiva sobre la soledad en el arte en la colección permanente del Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid. Esta selección se ha realizado no sólo desde el punto de vista temático, que puede constituir un género en sí mismo, sino como la manifestación de un sentimiento que se expresa a través de la obra y la vida de los artistas de la colección. Son todas obras maestras de la historia del arte que nos trasladan a un territorio donde la soledad, la melancolía, el abandono, pero también la mística y el recogimiento, se hacen presentes.

La soledad tiene dos vertientes contrarias y opuestas, la positiva y la negativa. En el idioma inglés, al contrario que en el español, existen dos palabras para diferenciarlas: solitude, que alude a la primera y loneliness, a la segunda.

La soledad, cuando es elegida, no tiene que ver con la angustia, el abatimiento o el desconsuelo, sino que puede ser muy gratificante, porque nos permite realizar actividades, que requieren de un aislamiento creativo, que disfrutamos en libertad, autonomía e independencia. Siendo absolutamente recomendable. Habitualmente los artistas necesitan estar en soledad para concentrarse en el desarrollo de sus propias creaciones.

La soledad en sí misma no tiene un aspecto negativo. Todo depende de si es elegida o no. Incluso cuando aparentemente esa soledad es un castigo, interiormente se puede disfrutar de una especifica libertad y una provechosa intimidad. Así, Albert Camus, en su estudio sobre el mito de Sísifo, propone “imaginar a un Sísifo dichoso” a pesar de que, tras desafiar a los dioses, fue obligado a levantar una piedra y transportarla a la cima de una montaña de la que siempre cae, ocasionando una eterna repetición de tan desmesurado castigo. Incluso en esa crueldad, según Camus, Sísifo se siente más feliz con el hecho de penar eternamente con la roca que con el hecho de satisfacer a los dioses. Sísifo en rebeldía, es capaz de construir felicidad donde todos ven infortunio.

En cambio, la soledad no deseada es la desagradable experiencia del desconsuelo y abatimiento al encontrarnos sin compañía. La separación física de los otros puede comportar la soledad, pero no es la única forma de sentirla, podemos estar rodeados de gente y todavía sentirnos absurdamente solos, por falta de una interlocución cariñosa o afectiva. La No comunidad, es un grupo enorme de personas que viven irracionalmente en vecindad, pero que no se comunican, que son extraños los unos a los otros. La forma más profunda de soledad es el amor no correspondido, y el rechazo y abandono de amigos, familiares, vecinos, compañeros de trabajo, las personas mas allegadas y que mas nos importan.

La soledad no deseada está considerada la gran epidemia del Siglo XXI. En el momento que la sepamos reconocer y enfrentar desde todos los aspectos que intervienen en nuestra vida diaria, más fácil será lograr una victoria sobre ella.

En el arte no se había planteado como un elemento de catalogación o de diferenciación hasta ahora, lo que crea algunos problemas de consideración y, a veces de difícil subjetividad. Para unos, el mismo cuadro, puede reflejar sentimientos de soledad, y para otros no, por eso además del análisis de la obra en sí, hemos trabajado el carácter melancólico, o las vicisitudes biográficas de los artistas seleccionados, que nos llevan a pensar que una obra en específico transmite un sentimiento de soledad y que pude entrar sin dificultad en esta selección. 

Abordaremos este recorrido siguiendo la organización propia de la colección del museo basada en la cronología y los ámbitos culturales del arte occidental. Mostramos una maravillosa galería de obras de arte de primerísimo nivel, que forman parte de la amplísima iconografía de la soledad. El objetivo es mirar desde otro punto de vista, curioso, sorprendente y aleccionador, una magnífica colección como es la del Museo Thyssen. Estas nuevas visiones la enriquecen y nos enriquecen como espectadores asiduos a este magnífico panorama mundial de las artes.

Esta selección podría ampliarse con mas obras de la excelente colección del Museo Thyssen Bornemisza, porque hay muchas mas que pueden ilustrar este tema tan trascendente del mundo contemporáneo que es la soledad, les invito a descubrirlas.

 

Propuesto por Ricardo Ramón Jarne, dentro del proyecto Soledades urbanas del Ayuntamiento de Madrid.

 

Pincha aquí para obtener más información